¿Cómo entender al hablar de hipotecas?

Si habéis estado buscando hipotecas de seguro os ha pasado que encontráis una cantidad de términos que no comprendéis y vas a los bancos y los asesores os hablan como si fuerais expertos en el tema y quedáis igual que al principio. Para que esto no os siga pasando acá os voy a definir algunos de los términos más comunes a la hora de hablar de hipotecas:

Euribor: es el tipo de interés aplicado a las operaciones entre bancos y otras entidades bancarias de Europa; se puede decir que es el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le deja dinero. Este índice se calcula partiendo de los precios de oferta de los préstamos que se hacen entre sí los 64 principales bancos europeos. Realmente el Euribor no es un solo tipo, sino un conjunto de tipo de interés. Las entidades financieras usan diferentes tipos de interés según el plazo que se prestan dinero. Se puede hablar de euribor a una semana, a un mes o a un año. El euribor a un año es el que se usa normalmente como referencia para las hipotecas. El valor del Euribor se actualiza diariamente y en España se anuncia públicamente en el BOE.

IRPH: El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, conocido como IRPH, es un porcentaje que utilizan las entidades financieras para actualizar las hipotecas con tipos de interés variable. El Banco de España publica cada mes los diferentes índices mediante una media de las diferentes ofertas del mercado hipotecario inscritas por los Entidades financieras.

Este índice viene determinado por la media de los tipos de interés de los préstamos hipotecarios nuevos, con un periodo superior a tres años, sin contar los valores extremos, de las entidades a las que hace referencia.

Interés: es un índice para medir la rentabilidad de los ahorros o el costo de un crédito. Se da en porcentaje. Indica una cantidad de dinero y tiempo dados, qué porcentaje de ese dinero se obtendría o habría que pagar en el caso de un crédito. El plazo de los intereses se suele medir en años. Hay dos tipos de indicadores para medir la rentabilidad de los ahorros o carestía de un crédito: el TIN y el TAE.

Dejar respuesta